lunes, 11 de febrero de 2008

De Bares

Estaba sentado a la barra de un bar, a su lado un soldado hippie se toma una cañas con un vampiro con problemas de ortodoncia. Todo normal teniendo en cuenta que la cerveza se la había puesto un celador del Insalud. Al fondo, junto a los servicios una azafata servia en vasos un brebaje de colorines de una desconocida marca de bebidas energeticas, todo bajo la atenta mirada del doctor House, con alguna cana menos.
De pronto, el mismisimo Darth Vader,algo fondon eso si, se une al hippie y al vampiro y pide un cacharru, mientras Bob Dylan cuenta la historia del Huracán.
Una semana antes, en el mismo bar se habia reconciliado con el mundo en general y las nuevas generaciones en particular al ver como tres amigos, entre 16 y 18 años, la edad en que crees que te comes el mundo, entraban a tomar algo. Eran tres, un chico, rubio, algo chulillo pero buena gente, con arete en la oreja, chaqueta militar y perilla imberbe. Le acompañaba su amigo, un tipo simpatico, con un ligero sobrepeso y una chica, sencilla, guapa, pero sin llamar la atencion, sin ningun tipo de adorno, vaqueros y playeros, lista, con la mirada profunda y limpia que tienen algunas mujeres, una mirada ganada a base de milenios de esperar. El gordito simpatico salia de vez en cuando a hablar por telefono, ese bar es uno de los pocos en que casi no hay cobertura, momento el cual aprovechaban los otros dos para besarse. Cuando su amigo volvían segúian con sus cervezas y su conversación. Entre series y juegos tenian una discusion sobre Buda, un sábado, zona de copas, doce de la noche, lo normal. Yo sonreia en mi taburete, bebiendo mi cerveza y pensando, que coño, al menos hay un justo ,o más bien tres, en esta muchachada de regaeton, triunfitos, pircings, revistas, botellon, y demás medias verdades que ha creado esta nuestra sociedad. De no afeitar canas me hubiese gustado ser el cuarto de la pandilla. La siguiente me la tome a su salud, sin decirles nada, y me marche, cruzandome de camino a casa con bastantes ejemplares de la otra juventud.
Una semana después habian sido sustituidos por la nueva parroquia, más variopinta eso si. Es lo que tiene el carnaval, los gritos, las estrellas valientes...

3 comentarios:

NiO dijo...

yeeeeeeha mañana TDS y después el infinito y asi ya no tendrás que salir tu solo a tomar cañas, otro parroquiano se unirá a ti para que sean otros los que escriban de nosotros. Devuelveme mi tarjeta.

NiO dijo...

meaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburromeaburro

NiO dijo...

Mucho trabajo y jugar poco hacen de Pablo un tipo aburrido
Mucho trabajo y jugar poco hacen de Pablo un tipo aburrido
Mucho trabajo y jugar poco hacen de Pablo un tipo aburrido
Mucho trabajo y jugar poco hacen de Pablo un tipo aburrido
Mucho trabajo y jugar poco hacen de Pablo un tipo aburrido
Mucho trabajo y jugar poco hacen de Pablo un tipo aburrido
Mucho trabajo y jugar poco hacen de Pablo un tipo aburrido
Mucho trabajo y jugar poco hacen de Pablo un tipo aburrido